Lavandera pía (Motacilla yarrellii)




La Lavandera pía (Motacilla alba yarrellii) antíguamente llamada Lavandera enlutada, debido al  tono negro  azabache de su dorso, es una subespecie de la Lavandera blanca (Motacilla alba), pero cada vez hay más autores  que la reconocen como una especie distinta (Motacilla yarrellii). Residente en Reino Unido e Irlanda y esporádicamente en las costas continentales atlánticas adyacentes (Bélgica, Holanda, Alemania etc). En la Península Iberica es un invernante ocasional, solo dejándose ver en las cuatro comunidades que baña el mar cantábrico.




Hace años, en un viaje por Irlanda, me quedé sorprendido al comprobar la densidad que había de yarrelliis, acostumbrado a ver aquí alguna de ciento en viento. Estuve por todo el país y no vi ni una alba.




Las partes superiores de los machos son de color negro azabache, muy distinto del color gris de los machos de la subespecie nominal. En plumaje invernal tienen la garganta blanca, mientras que es negra en plumaje estival. Este macho, que he fotografiado en Castro-Urdiales, ya presenta el plumaje nupcial completo, en breve partirá de regreso a sus lugares de cría en las Islas Británicas.





Buitre leonado (Gyps fulvus)


Hoy he madrugado para acercarme a un dormidero de Buitre leonado y como "al que madruga Dios le ayuda", un nutrido grupo me esperaba bajo la luna.



                    Antes de salir el sol, ya he empezado a disfrutar con estas espectaculares aves.



                                                       ...y por fin salió el sol.




Aquí podemos ver como los buitres realizan el llamado "Baño de sol" que consiste en abrir completamente las alas y la cola y dirigir el plumaje de manera que el sol llega hasta la piel, lo que les sirve para calentarse de forma rápida. En ocasiones a las aves que realizan estos baños se las ve con el pico abierto y en estado casi hipnótico. Algunos estudios barajan la posibilidad de que así puedan redirigir a los parásitos de su cuerpo hacia el pecho y tener más posibilidad de atraparlos o expulsarlos de su cuerpo con el pico. Otros estudios hablan del aporte de vitamina D necesario para un ave que se alimenta exclusivamente de carroña.




  En época de cría, estos dormideros son frecuentados por individuos que no han alcanzado la madurez sexual, también por adultos que han perdido a su pareja o que los utilizan como escala en desplazamientos de larga distancia en busca de alimento.



Con la excitación del momento, no he sido consciente de la cantidad de ramitas que tenía delante de mi escondite.



Arao común (Uria aalge)



Los efectos  de los temporales que han barrido, literalmente, el litoral cantábrico, están afectando a miles de aves marinas que pasan el invierno frente a nuestras costas. Estos temporales les hacen casi imposible conseguir alimento y se debilitan hasta la extenuación. Muchas de estas aves llegan a los puertos y playas ya cadáveres, otras llegan vivas pero tan debilitadas que no pueden seguir nadando, ni volar. Solo quieren llegar a tierra y descansar o dejarse morir. Otras, al abrigo de puertos y ensenadas, consiguen alimentarse y reponerse para seguir el viaje.  La mayoría son álcidos (Alcas, Araos y Frailecillos), popularmente conocidos como Pitorros. Esta vez, la especie que está llegando en mayor número y que lo está pasando peor, es el Arao común (Uria aalge). La situación es alarmante, el número de ejemplares orillados entre las costas francesas y españolas es de muchos miles y parece que lo peor no ha llegado.





Si os encontráis con alguna de ellas y se deja coger fácilmente, metedla en una caja para que no se estrese, no intentar darle ningún tipo de comida que no sea pescado y si os encontráis en Cantabria llamad al Centro de Recuperación de Aves del Gobierno de Cantabria (Tlf. 942564944 o al 690634320) está situado dentro del Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Ellos se encargarán de recogerla.

 En Vizcaya, Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Vizcaya, situado en Górliz                                                                                Tlf. 946774852 /944465297

En Guipúzcoa,  Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Guipúzcoa Donostia/San Sebastián                                           Tlf. 943210584 / 943000420

En Asturias, CEPESMA (Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas)                                                           Tlf. 689570708 / 985470370

En Galicia, Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de A Coruña
                                                         Tlf. 981626241/ 679928280

También se puede llamar al 112



Algunos ya tienen plumaje nupcial
Invernal y estival

Arao debilitado. Cuando los vemos así ...

...el final suele ser este.

Foca gris (Halichoerus grypus)



Tras los fuertes temporales que están azotando sin tregua las Islas Británicas, canal de La Mancha y la Bretaña francesa, lugares más al sur de Europa de cría de la Foca gris (Halichoerus grypus), muchos ejemplares jóvenes se ven desplazados hacia mar adentro buscando aguas más tranquilas donde alimentarse. En su viaje hacia el sur se han encontrado con los temporales del Mar Cantábrico y esto ha hecho que muchas cansadas y hambrientas hayan entrado a los puertos y playas de la cornisa cantábrica a descansar y recuperar fuerzas para luego regresar a sus colonias al norte. Es algo habitual, todos los años nos visitan tanto Foca gris como Foca común (Phoca vitulina), lo excepcional de este año, es el gran número de ejemplares solamente de Foca gris en las cuatro comunidades autónomas que baña el Mar Cantábrico, se calculan unas cuarenta y la cifra sigue subiendo, hoy mismo aparecía otra en la playa del Sardinero en Santander. 


Comiendo un Muble (Chelon labrosus)



Las fotos son de un ejemplar que se ha instalado en Santoña, donde ha encontrado un lugar cómodo y lleno de recursos para recuperar fuerzas antes del regreso a su colonia de cría.


Los Mubles (Chelon labrosus) son una presa facil y muy nutritiva


Hay grandes colonias de focas en Inglaterra, Escocia e Irlanda. En Francia existen pequeñas colonias de foca gris en Bretaña, en Molène-Ouessant y en Sept-Îles. Muchos de los ejemplares que llegan a nuestras costas son de las colonias Bretonas.