Salamandra común (Salamandra salamandra)



Este anfibio urodelo (anfibio con cola) nombrado en infinidad de relatos de la mitología universal, leyendas y creencias populares, siempre vinculado al fuego y a la brujería, se decía que era un animal ignífugo. Si echabas a una salamandra al fuego salía de él vivita y coleando, incluso que tenía el poder de apagarlo. De hecho, todos conocemos las estufas de hierro que llevan su nombre y pocos se paran a pensar porqué una chimenea tiene nombre de anfibio, animales siempre vinculados con el agua.




Bueno, pues a veces la realidad supera a la ficción y las salamandras además de ser unos bellísimos animales, son una caja de sorpresas.
La salamandra puede regenerar la cola, córneas, mandíbulas y patas entre otras partes de su cuerpo. Además las regenera en un periodo de entre uno y tres meses más o menos gracias a la capacidad de generar células similares a las células madre.
La comunidad científica cree que tal vez estudiando a estos anfibios se puedan llegar a replicar dichos mecanismos en los seres humanos.




Su coloración inconfundible de fondo negro con manchas amarillas muy llamativas por todo el cuerpo, es una forma de decir a los animales que quieran comerla “oye, tengo un gusto horrible y soy venenosa, no me comas”. Su piel contiene sustancias tóxicas para los depredadores, aun así, hay muchos que se las comen sin problemas. Para los humanos es totalmente inofensiva. 




De costumbres terrestres y nocturnas, vive en suelos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, maleza, etc.
 Al tratarse de una especie forestal, la destrucción de sus hábitats mediante talas de bosques, incendios, etc., son las principales amenazas para este anfibio.







Es durante el otoño cuando las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. 


Larva de salamandra fotografiada con cámara sumergible Toshiba Camileo BW10.

  Desde diciembre a febrero, las salamandras paren a sus crías en las gélidas aguas invernales. Normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se desprenden rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha, branquias muy visibles y desde que nacen ya poseen las cuatro patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en charcas, acequias, regatos y arroyos de montaña.




Pasados cuatro meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los cinco meses. Abandonan el agua al medir aproximadamente seis  centímetros, ya con el aspecto y coloración de los adultos. Alcanzan la madurez sexual entre los tres y cuatro años. Las salamandras pueden llegar a vivir más de veinte años y superar los veinte centímetros de longitud.




He hablado de las poblaciones ovovivíparas, pero también hay otras vivíparas, donde las hembras paren en tierra crías totalmente metamorfoseadas (las hembras retienen a las larvas en el interior de su cuerpo hasta que se convierten en adultos en miniatura y así los paren, completamente desarrollados). No se sabe a ciencia cierta a qué se debe esta estrategia reproductiva. Quizás por la falta de masas de agua o porque estos individuos procedían de poblaciones vivíparas que quedaron aisladas.

Enlazo con un artículo del biólogo asturiano David Álvarez sobre una población de salamandras aislada en el casco antiguo de Oviedo, donde se combina salamandras e historia, un trabajo de investigación que deja patente lo extraordinario que es este anfibio.

                  "Las salamandras del Oviedo antiguo: un estudio histórico y biológico"

http://naturalezacantabrica.blogspot.com.es/2014/01/las-salamandras-del-oviedo-antiguo-un.html

8 comentarios:

  1. Las salmandras me parecen uno de los animales más bellos y sorprendentes. Hace poco vi un documental sobre la regeneración de los órganos de las salamandras y me quedé con la boca abierta, también sobre una rana en Canada que se congela en invierno y cuando llega el deshielo se descongela y sigue con su vida como si tal cosa. De los batracios tememos que aprender muchas cosas, son como de otro planeta.
    Enhorabuena por tu blog Germán, es una maravilla.
    Hector Terán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me lo parecen. Lo de la rana que se congela, he visto ese documental mil veces y no me deja de sorprender y alucinar. Es increible.
      Gracias Hector

      Eliminar
  2. Muy interesante Germán!!!:))).
    Besicos.
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, besicos pa toda Zaragoza...

      Eliminar
  3. Muy curiosa la historia de la salamandra, bonita y didactica entrada,German.

    http://pagasarrinatura.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Tienes fotografías muy buenas e interesantes de este anfibio, que a mi siempre me ha llamado mucho la atención, por sus costumbres y por ser un buen bioindicador de las masas forestales donde habita... Las fotografías de los ejemplares adultos, las has hecho por la noche, verdad. Y en que meses?. Enhorabuena por las fotografías y el artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Si están hechas por la noche y con flash, a finales de Octubre. Gracias por el comentario, saludos.

    ResponderEliminar