Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)


El tritón palmeado (Lissotriton helveticus, antes Triturus helveticus) es una especie de anfibio urodelo (anfibio con cola) de unos 9 cm de longitud las hembras y 7,5 cm los machos, es el tritón más pequeño de la Península Ibérica y el más abundante de Europa. Se le encuentra desde nivel de mar hasta unos 2000 metros de altitud y llega a vivir hasta 14 años.


En la Península Ibérica se distribuye por la zona norte, se conoce su presencia en Galícia, Astúrias, norte de Castilla y León, Cantabria, La Rioja, País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña, norte de la Comunidad Valenciana y norte de Portugal.



A principios del otoño abandona el agua y lleva una vida terrestre, oculto bajo piedras o troncos en lugares muy húmedos, generalmente repletos de musgo que retiene la humedad. Entonces su lisa piel se vuelve ligeramente áspera y punteada de finos gránulos por todo el cuerpo. Únicamente dejan sus refugios para acudir en busca de alimento cuando la humedad es alta o llueve.Con el comienzo de los días fríos de finales de noviembre entra en una fase de letargo y no recupera su actividad hasta principios de marzo, mes en que acuden a las masas de agua para reproducirse y pasar la temporada estival.




En la época reproductiva, los machos desarrollan una cresta baja sobre el dorso y otra más alta sobre la cola, que termina en un pequeño filamento, también membranas interdigitales, de ahí su nombre.





Las principales amenazas para este tritón son la eliminación de las masas de agua, su alteración con productos contaminantes, la introducción de especies exóticas como el cangrejo americano, el cultivo de eucalipto y la acidificación que esta especie foránea provoca sobre charcas y arroyos.


Las medidas de conservación de esta especie pasan por la salvaguardia de las lagunas de montaña y evitar la desaparición de los pequeños cursos de agua, charcas y abrevaderos para ganado.


Estas dos últimas fotos están tomadas con una cámara sumergible Toshiba Camileo, en aguas un poco turbias. En ellas se puede ver el acusado dimorfismo sexual de esta especie. Arriba, una hembra y debajo un macho.


6 comentarios:

  1. Muy currada la entrada, Germán, y muy chulas las fotos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias David, me alegro que te haya gustado.
    Abrazos...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, que lastima que unos animales tan interesantes esten en peligro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es una verdadera lastima, en Castro-Urdiales, donde vivo, hubo una población importantísima de anfibios en la ribera del rio Tabernillas, hoy donde hubo un sistema de charcas donde criaban tritones palmeados, jaspeados, ranitas de San Antón...se encuentran varios supermercados y un poligono indistrial, el progreso y medio ambiente en mi pueblo nunca fueron de la mano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. vivo en san fernando (cadiz) y acabo de ver uno bastante grande. me ha sorprendido y he buscado info y he encontrado esta pagina. lastima aqui seguro que hay algunos mas por que frente a mi casa hay una zona de humedales muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime, lo primero darte las gracias por visitar el blog y por comentar. Yo creo que lo que has visto en San Fernando es un Gallipato (Pleurodeles waltl), el tritón más grande de la Península Ibérica, una maravilla que por aquí arriba no tenemos. El jueves próximo haré una publicación del tritón alpino, una preciosidad que habita en la cornisa cantábrica, espero que te guste.
      Un fuerte abrazo para Cádiz.

      Eliminar